Tu vida depende de tus acciones. Si deseas lograr tus metas debes estar comprometido, trabajar constantemente, aprender diariamente y ante todo estar abierto al cambio. La vida es un regalo de Dios o como tu identifiques esa energía universal. Todos tenemos las mismas oportunidades, quizas tengamos diferentes herramientas, pero ello no te impide construir lo que deseas. En mi experiencia como coach, muchas personas desean llegar rápido a sus metas, esperando que con un clic las cosas se hagan, y esto no es así, todo tiene un proceso, un camino, todo viaje tiene una ruta. 

Si mi vida es mi responsabilidad, y yo hago mi mejor esfuerzo ¿porque las cosas no se me dan.?

Muchas veces inicias proyectos sin un plan especifico. Por otra parte, te llenas de planes que no tienen que ver con tu pasión. Te pones metas para complacer a tus padres, hijos, esposos o peor aun por el que dirán. Planes sin corazón ni pasión, se pueden lograrse, pero no se disfruta el logro. Otra razón que afecta tus logros es la falta de enfoque, tus prioridades están de ultimo y pierdes el rumbo fácilmente. Por ultimo y no menos importante es el hecho de que a pesar de saber el qué, para qué y cómo, crees que NO lo mereces – esto no siempre se hace consiente – y como no lo mereces no lo logras.

En que necesito trabajar para lograr mis metas.

Quiero recordarte que tienes toda la capacidad de lograr lo que deseas, pero requieres trabajar en ello. Puntos a destacar; Tener claridad en la meta general eidentificar objetivos específicos. Conocer la razón que te impulsa a lograrlo y ser conciente de tus habilidades, fortalezas y debilidades. Adicionamente, entender qué controlas y qué no para poder hacer plan B si es necesario.

Si definitivamente estas seguro que lo quieres, crea un plan. Que debes incluir; Primero, coloca la meta general, y ponte sub-metas aunque sean muy pequeñas. Segundo, ponle tiempos y prioridades. Tercero: Toma acción, paso a paso.

Mantener el plan.

En el camino, asegúrate de escribir tus avances. Ante eventos inesperados mantén la calma y con mente fría reenfoca tu plan. Eventualmente, revisa el plan, analiza los objetivos y como se han venido desarrollando. Si requieres hacer cambios, hazlos. A veces nos frustramos porque las cosas no salen como son, pero en el camino siempre veremos mas opciones, o entenderemos cosas que no habíamos contemplado al inicio. 

Por ultimo, sigue tu plan y aplaude tus éxitos, ten fe, vive con la alegría de que puedes lograrlo, trátate con compasión cuando pierdas fuerzas – porque pasara – no te preocupes si no te apoyan o si algo sale mal, sigue tu plan, sigue tu corazón, ten mente abierta. No pierdas el para que y ante todo recuerda que mereces y como el responsable de tu vida decides como vivir

Neru Garcia.